Desarrollo Personal

¿Quieres empezar tu día con energía? Sigue estas rutinas matutinas.

Rutinas matutinas que te harán sentir y ver diferente.

Pareciera que llevamos una carga diaria más intensa. Y tampoco lo facilitamos colocándonos más cosas por hacer, y distrayéndonos en las redes sociales. Puede que en algún momento de nuestra vida, sintamos la necesidad de cambiar algo que nos brinden mayor bienestar y mayor energía para el día a día. Si es así como te estás sintiendo, continúa leyendo.

Si te levantas y sales corriendo al trabajo, si lo primero que haces es coger esa taza de café para despertar, si lo primero es darte un baño, etc. Todas esas primeras actividades van armando tu rutina matutina.

¿Qué son las rutinas?, son las cosas que vamos haciendo de manera repetida, que después de un tiempo se vuelve parte de nosotros y las hacemos de manera automática, somos seres totalmente rutinarios.

Uno de los factores más recurrente es despertarse sin energía y con mucha carga mental pensando en las preocupaciones. Sentir que te pesa el cuerpo, y que te vas arrastrando por esa taza de café para poder despertar y enfrentar un día más.

Está siendo crucial tener más energía para rendir mejor en el día. Es por eso que hay empezar a darle mayor importancia a la manera en que organizamos nuestras mañanas.

Si no tienes mucho tiempo en las mañanas, te sugiero colocar tu despertador por lo menos unos 10 minutos antes de comenzar todo el ajetreo, especialmente antes de que en tu hogar se levanten los demás. Es un espacio en que necesitas concentración y voluntad para hacerlo, especialmente cuando estás integrando una nueva rutina.

Seguir las rutinas matutinas tienen un gran poder transformador, especialmente si lo haces totalmente en consciencia y siendo perseverante.

Todo ocurre en nuestro cerebro.

Tenemos un cerebro que es moldeable, es lo que se llama neuroplasticidad. Si hacemos algo repetidamente nuestro cerebro lo integra y luego lo hacemos de manera automática. Es como aprender a manejar, debemos poner toda la concentración para hacer los cambios de marcha, mirar al frente, mirar por los espejos y estar pendientes de los autos a nuestro alrededor. Parece sumamente estresante, pero cuando lo integramos, ya no estamos tan concentrados, vamos conversando y manejando, ¡parece un milagro! pero ya nuestro cerebro lo archivó y lo hacemos de manera automática, dejando así espacio para otros aprendizajes.

Con las rutinas matutinas, pasa lo mismo. Al principio habrá que recordar hacerlo, levantarse unos minutos antes, venciendo esas ganas de querer quedarse un rato más en la cama.

Toda la fuerza está en la repetición

¿Y por dónde comienzo?

Te dejo un listado de las actividades que puedes empezar a incluir en tus rutinas de las mañanas. No debes aplicar todas a la vez, aunque puedes hacer varias si así lo quisieras. Pero para iniciar es mejor elegir una o dos, y probar cómo te vas sintiendo.

  • Si te llama la atención meditar, puedes empezar con 5 minutos.
  • Escribir en un diario (acá puedes escribir todo lo que te preocupa y lo que sientes). Escribir a mano tiene un gran poder que te puede brindar una sensación de alivio.
  • Agradecer al despertar o tener un diario de agradecimiento,
  • Ver los primeros rayos del sol en el exterior (puede ser desde tu dormitorio con la ventana abierta).
  • Hacer algunas elongaciones en las mañanas.
  • Hacer ejercicios (hacer unas sentadillas, flexiones, salir a caminar, bailar, etc).
  • Rezar, una práctica que nos ayuda a conectar con nuestra espiritualidad.
  • Hacer respiraciones conscientes por 5 o 10 min.
  • Duchas de agua fría un par de minutos. Esta práctica nos despierta, pero también favorece el refuerzo del sistema inmune.

También puedes agregarle:

  • Tomar un vaso de agua tibia, que puede ser con una pizca de limón (te ayuda con la evacuación y tu digestión)
  • Prepararte un jugo verde (verduras crudas color verde). Este brebaje tiene una serie de beneficios. Por acá te dejo mis recomendaciones de cómo prepararlo https://elblogdeyoya.com/atrevete-a-probar-jugos-verdes/
¿Qué ocurre si lo aplico diariamente?

Estos momentos de tranquilidad antes de empezar el día te comenzará a dar una sensación de bienestar, aunque sea por unos minutos. Con el paso de los días sentirás que lo necesitas.

Empieza probando durante 7 días una o dos actividades, no las cambies en esos siete días, sigue las mismas, el poder está en repetirlas. Si necesitas motivación, hazte un regalo por terminar esta primera semana, comprarte algo que hace rato quieres, ir a tu café preferido a regalonearte, hacerte un masaje, ir a la peluquería, etc.

En estos pequeños rituales, podrías encontrar el apoyo para iniciar esos cambios que estás buscando o necesitando.

Te dejaré un e-book descargable para que vayas anotando día a día tus rutinas, escribas cómo te vas sintiendo y las preguntas que te puede comenzar a hacer.

Así estarás midiendo día a día cómo vas evolucionando con tu nueva rutina.

La única manera de saber cómo funciona lo que vamos aplicando en nosotros, es ir midiendo el avance cada cierto tiempo.

Lo que no se mide, no se mejora.

Gracias por leer hasta acá 🙂

Cuéntame en los comentarios qué rutina sigues o qué te parece probar algo nuevo que te puede aportar a tu bienestar.

Ayúdame compartiendo este post a alguien que le pueda servir ésta información.

Si no te quieres perder lo más reciente suscríbete y te enviaré un regalito 😉

Autor

hola@elblogdeyoya.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *